Martín Chirino, el herrero fabulador